viernes, marzo 31, 2023

El deber de la oposición

HomeEditorialEl deber de la oposición

¿Nos ayudás a potenciar el debate compartiendo?

Constantemente, casi a diario, vemos editoriales, programas de televisión, de radio, analizando las fisuras evidentes que presenta el Frente de Todos. Es lógico que así sea no solo por la espectacularidad (el peronismo no es experto en buenos modales) sino porque además se trata de la coalición que hasta el 10 de diciembre de 2023 gobernará el país.

Ahora bien, en esta editorial intentaremos descifrar donde está parada la oposición. Por el lado del PRO, tenemos a un Mauricio Macri que parece estar decidido a jugar el segundo tiempo, aunque todavía no lo haya hecho público. También está el jefe de gobierno de la ciudad, Horacio Rodríguez Larreta que si ya se ha pronunciado sobre sus aspiraciones presidenciales. Finalmente, Patricia Bullrich, presidenta del partido, también ha sido contundente en manifestar su deseo de llegar al sillón de Rivadavia.

Por el lado de los radicales, también hay varios anotados para suceder a Alberto Fernandez. El gobernador jujeño, Gerardo Morales, es uno de los que ya está en carrera. Últimamente ha generado controversias hacia dentro de Juntos por el Cambio por una supuesta reunión con su amigo personal y ex socio político Sergio Massa. Aún más, públicamente sentenció: “No votaría a Macri”. También aparece como presidenciable del partido centenario el doctor Facundo Manes. De gran elección en su debut en la política muchos lo ven como la renovación que viene necesitando la UCR. Manes se muestra como alguien distinto, capaz de cerrar la grieta que reina en la Argentina desde hace dos décadas. Sin embargo, su última declaración con respecto a que ni Macri ni Cristina son capaces de construir una nueva mayoría no cayó bien dentro de las filas del partido comandado por Bullrich.

En cuanto a los liberales, Ricardo Lopez Murphy, de enorme desempeño electoral y ahora legislativo parece haberse ganado su lugar de candidato a presidente por dentro de la coalición de Juntos por el Cambio. Por fuera de Juntos, por ahora, aparece Javier Milei. También con una elección exitosísima el año pasado, el economista disruptivo y polémico ya se lanzó como candidato a presidente por la Libertad Avanza. Milei asegura no querer saber nada con las “palomas” de Juntos (Ucr, Coalición Cívica y el larretismo) y estos tampoco quieren saber nada con él. Así lo dejaron plasmado en el último comunicado que emitió la coalición opositora. En cambio, y no lo oculta, Milei ve con buenos ojos al sector liderado por Macri y Patricia Bullrich.

Como vemos, la lista de figuras con aspiraciones presidenciales, casi llenan un equipo de futbol. Entiendo que falta un año y en la Argentina un día es una eternidad. Ahora bien, me pregunto si semejante cantidad de candidatos es beneficioso para la oposición o es funcional al frente gobernante. Detrás de todo esto, hay una sociedad que espera ansiosamente la grandeza de todos los dirigentes opositores para formar una opción competitiva que pueda ganarle al oficialismo y torcer el rumbo calamitoso en el que se encuentra la República Argentina. Ese es el deber de la oposición.

spot_img
spot_img